miércoles, 12 de octubre de 2011

Por dónde empezar?

Hoy interrumpí mis tan merecidas vacaciones aquí en Londres solo para hacer esta entrada. Sí, ¿qué les puedo decir? Soy muy dedicada.

Ahora me encuentro en el Museo de Ciencias, es un lugar muy divertido. Pero hace casi una hora me sucedió algo que me hizo recordar algo de lo que les quería hablar hace un par de semanas atrás.
Mi esposo, como buen ingeniero, es un hombre muy estructurado. En cada viaje organiza el itinerario diario (por supuesto, yo tengo mucha opinión ahí) pero en lo posible él trata de no salirse de lo planeado.

Ya en el Museo de Ciencias, él tomó el mapa (como lo hace en cada sitio al que vamos, desde el subterráneo hasta el teatro) y organizamos cómo sería la visita. Decidimos que empezaríamos desde el quinto piso, el piso superior y luego descenderíamos.

Una vez en el piso 5, decidimos empezar por el área de los avances médicos. Pero algo sucedió. No había un mapa o alguna información de cómo deberíamos hacer el recorrido.
Mi esposo quedó petrificado. Él quería ver todo, sabía lo que desaba ver. Tenía todo visualizado, pero... ¿Por dónde empezar?

Yo osé proponerle que empezáramos por cuaquier sitio, que después le encontraríamos la línea de tiempo a la exposición. Me miró con ojos desorbitados.

¿Por dónde empezar?

Es la pregunta que se hacen muchos escritores noveles cuando tienen una idea o la intención de escribir.

Como todos ustedes saben, este espacio, en donde escribo mis vivencias como novel escritira y que Lilly tan amablemente me ha dado la oportunidad de compartir con ustedes, es visto, narrado y escrito desde mi experiencia personal en todo el proceso de escribir y querer publicar. Sin duda me he documentado y he leído muchísimo para saber dónde y cómo empezar, así que mi respuesta a la pregunta "¿Por dónde empezar?" es la siguiente:

Empieza escribiendo.

Deja de pensar cuál es el principio o cómo será el final. Sólo abre la página de word en tu ordenador o la página en blanco de tu agenda, y escribe.

Algunas semanas atrás les comenté que mi libro había empezado por una escena muy hermosa que me vino a la cabeza. Pero apenas terminé la escena me quedé congelada y pensé: "Éste no puede ser el principio de la historia. ¿Quién es ella? ¿Quién es él? ¿De dónde se conocen estos personajes?"

Entonces a partir de ahí empecé a construir mi historia. Perdónenme si ofendo a algún erudito en el tema que recomiende empezar un libro siempre por el principio, pero, desde mi humilde y corta experiencia, mi intención es pedirles que simplemente escriban.

Creo que no existen reglas para escribir, además de las básicas del lenguaje.
Pueden empezar desde el famoso "Érase una vez" o desde "...y el príncipe encantado besó a la princesa". Lo verdaderamente importante es que empiecen.

A medida que lo hagan irán descubriendo que el libro se va escribiendo solo (hacia adelante y hacia atrás).

Las escenas y las situaciones de tu libro te llevarán por un sendero que únicamente los personajes de tu libro conocen, y a veces ni ellos mismos lo saben. Asi que no te preocupes por dónde empezar, tu libro escribirá su propia historia.

Algo que he observado como lectora es que los libros, especialmente los contemporáneos, están divididos por capítulos. Esto te da una ventaja como escritor porque puedes segmentar tu historia e ir escribiendo las escenas tal como te vienen a la cabeza.

Algo de eso hice con Café y Martinis. Hay escenas que me venían a la cabeza y otras que planifiqué para que conectaran la historia. Al igual que sucede en la vida, siempre es bueno el equilibrio entre la planificación y la espontaneidad.

Ahora estoy casi a punto de terminar mi segundo libro, pero éste fue como un experimento para saber si existe una forma correcta de empezar a escribir un manuscrito. Decidí comenzarlo por el principio y comprobar qué diferencias había entre los dos métodos y con cuál me sentia más cómoda.

Debo confesar que estaba, y creo que todavía lo estoy, bastante perdida tratando de ser ordenada en la escritura (lo que me hace confesar que soy muy desordenada). Para mí es difícil, muy difícil, llevar un orden y una estructura. Esto me lleva a confirmar lo que les dije al principio. No importa cómo escribas, no hay manera correcta o incorrecta de empezar una novela, sólo existe una forma: sentirte cómod@ y feliz con lo que haces y cómo lo haces.

Ahora me tengo que ir a ver cómo se descompone la luz solar en un prisma.

Un abrazo

Nos leemos la próxima semana.

A veces... ni con la menor idea de como empezar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada