miércoles, 20 de julio de 2011

Los respaldos, nos salvan la vida!

Hola a todos,disculpen el abandono.
Esta semana estaba indecisa, no sabía si escribir acerca del tiempo que hay que buscar para escribir… y leer, estos dos procesos van de la mano.  Me he dado cuenta que mientras más leo, mi escritura mejora. O la importancia de hacer respaldos de lo que se escribe.
Bueno y como diría mi personaje Alana, el universo me envió una señal. Una de mis mejores amigas, que también está en el mágico proceso de la escritura me acaba de llamar (casi llorando) para preguntarme si yo tenía los últimos capítulos de su manuscrito, porque su computadora se murió y ella no tenía respaldo. Afortunadamente, ella me enviaba los capítulos de su novela para revisarlos y yo los tengo todos guardados.  Lección #1 hagan respaldos.
¿Por qué estaba indecisa en escribir sobre hacer respaldos o sobre buscar tiempo para escribir/leer? Porque la semana pasada, la correctora me envió parte de lo revisado, y adivinen. ¡Bingo! Sí, más errores ortográficos fantasmas. Afortunadamente solo son errores ortográficos y algunos sintácticos. Me felicitó por la trama y la coherencia de los personajes. Y me dijo que de la risa hasta escupió el café que tomaba leyendo par de escenas. Mi protagonista es algo accidentada.
Bueno, continúo. Al recibir parte de las correcciones las comparé con las que yo le había hecho a mi novela por mi lado y luego las cotejé en Word  (yo como diseñador gráfico lo único que sé hacer en Word es escribir, pero encontré, bueno, me enseñaron que  en la herramienta revisar tiene esta opción maravillosa para cotejar dos documentos y hacerlo único). 
Ya feliz, guardé mi documento. La semana pasada quise hacerle su última revisión ya que lo iba a llevar al registro de derecho de autor (les hablaré de eso luego)  ¿Y qué pasó? Mi linda y preciosa computadora dio un fallo y no se realizó ningún cambio a mi documento.
O sea, a tuve que empezar la última revisión desde cero. Casi lloro. Tomé un respiro profundo. Y dije como diría una de las mejores amigas de Alana, Agatha “El tiempo del universo es perfecto”. Lección #2 Sean paranoicos. Hagan respaldos.
En otro momento les aconsejaría que impriman cada cambio significante que hagan. Pero hay que cuidar al planeta así que solo impriman cuando crean que ya no tocarán más su manuscrito. De otro modo respalden, no solo en su computador, hagan un back up en un CD o/y en un pen drive. Algunos servicios de mail ofrecen servidores virtuales donde se puede respaldar (SkiDrive de Hotmail  o las Notas en el gmail). Y si tienen a alguien de suma confianza, envíenle el manuscrito para que esa persona lo guarde en su computador. Como lo hizo mi amiga conmigo y como debí hacer yo.
También recomiendo (esto lo hago como diseñadora porque bastantes trabajos perdí por no respaldar adecuadamente) que guarden cada respaldo por un nombre diferente, cada archivo independiente con la fecha del cambio. Por ejemplo: Manuscrito 18/07/11. Manuscrito 19/07/11. Así sabrán en qué fecha hicieron el cambio y cuál fue el cambio realizado. Dirán que es un trabajo tedioso, pero es nada comparado a perder un trabajo de meses.
Lección #3 Apliquen las lecciones anteriores. Verán su propia sonrisa cuando se les dañe un archivo, caigan en pánico e inmediatamente piensen “Menos mal que tengo otros tres respaldos
Un abrazo y nos leemos la próxima semana.

Esta era mi cara cuando vi que no se había salvado ningún cambio

miércoles, 6 de julio de 2011

Propuesta Editorial


Ok ¿Ya practicaron con la carta de presentación? Eso espero porque ahora viene, su hermana mayor y un poco más quisquillosa, la Propuesta Editorial.
Mientras la carta de presentación te pone un límite estricto de la cantidad de palabras que debería escribir, la propuesta editorial es un poco más flexible al respecto, pueden ser 2 o 3 páginas. Pero no creas que por eso es más amigable, no, no, no, esta es igual de hostil que su hermana. Pero tampoco se vayan a creer que es imposible hacerla.
En mi experiencia, para mí fue mucho más difícil la Carta de Presentación que hacer la Propuesta Editorial. ¿Por qué? ¡Porque yo hablo y escribo hasta por los codos! Y cuando me ponen límites para hacerlo, es un verdadero reto, lograrlo.
En ese sentido puedo decir que la Propuesta Editorial es un poco más fácil de llevar.
La propuesta Editorial es, como su nombre lo dice, la propuesta que el escritor le ofrece al agente y/o editorial, en ella hace un resumen un poco más extenso que en la Carta de Presentación del contenido de su novela, su trama, los personajes, su entorno y lo que el escritor quiere lograr con ella.
Y ya se dijeron ¿Eso? ¡Qué fácil! ¡Si lo hice una vez, lo puedo extender y problema resuelto! Pues se equivocan, la Propuesta Editorial no es solo eso. También, además de tener el resumen un poco más extenso de tu novela, también lo tiene de tu trabajo. ¿Y qué pasa si no has hecho nada anteriormente? Te lo dije no es tan fácil.
Además de eso, tiene que llevar una explicación de por qué tú crees que tu novela es diferente a las demás y merece ser publicada. Un estudio estadístico de la venta del género de tu manuscrito de preferencia a nivel mundial o por lo menos en el país donde lo envías.  Tú te dirás “Pero yo no sé de números, ni estadísticas” pues te informo que tienes que empaparte de esa materia también, ¿Por qué, quién si no tú sabe lo que puede vender tu novela?
¿Y te dije que todo eso lo tenías que hacer en 2 o 3 páginas? ¡Ah sí! Te lo dije.
El escribir es una carrera (si de verdad lo que buscas es eso, ser publicado, continuar escribiendo y que la gente al leerte sienta el placer que te da escribir) y como carrera al fin, tiene cátedras que te pueden encantar cómo otras que detestas.
Para mi sorpresa, yo disfruté mucho el investigar acerca del genero de mi novela que está entre Novela Romántica Contemporánea y ChicLit (hay muchas escritoras que les molesta este último nombre, pero a mí me encanta, me parece tan chic). El leer las estadísticas de las ventas de estos géneros, me subió el ánimo, el ver la cantidad de personas que lo leen me animaron a investigar más acerca de él y de otros géneros de los que siempre me he sentido interesada en escribir.
Así que por favor, cuando escriban su Propuesta Editorial, presten mucha atención a esta última parte (no es que le presten menos atención a las otras) pero piensen que un editor quiere saber en qué se va a meter, que es lo que va a hacer que su trabajo valga el esfuerzo, el tiempo y el dinero.
Investiga, mantente leyendo, buscando.
Yo todos los días intento tomarme una hora aunque sea, para investigar, para conocer los procesos de publicación y los números de cada uno de los géneros. Además del movimiento literario en mi país, en los de habla hispana e incluso en los de Estados Unidos y Europa, al final quien sabe de dónde puede salir el ángel que te publique.
Y para que no pierdas el impulso que llevas de la carta de presentación, empieza la propuesta editorial, al menos yo lo hice así.
Aquí adjunto un link con unos tips para la propuesta editorial:
Próximo paso… Enviarlas y mientras registrar mi obra. 

Les adjunto una imagen que siempre me inspira a escribir, El London Eye y donde transcurre una de mis escenas favoritas de Café y Martinis