jueves, 26 de enero de 2012

Los personajes también son personas


Cuando una de mis mejores amigas había terminado su libro, su correctora le señaló que hacía falta humanizar a los personajes.

Una tarde fuimos a tomar café y ella me miró con sus ojos negros, abiertos como platos y me pregunto: Helena ¿Qué significa humanizar a los personajes? Mis personajes, aman, sufren, ríen. ¿Cómo se pueden humanizar más?

En mi rostro se puso un gran símbolo de interrogación. A mí nunca me habían hecho ese comentario, así asumí que mis personajes eran lo suficientemente “humanos”.

Volví a leer su libro y nos dimos cuenta lo que le sucedía, porque faltaba “humanizarlos”. Sin dudas sus personajes amaban, odiaban, reían y sufrían. Pero ¿Cuándo comían? ¿Cuándo dormían? ¿Alguna vez le dolía la cabeza o el vientre? ¿Alguna vez tenían pereza de hacer la cama o cocinar?

Descubrimos que eso era “humanizar” un personaje.

Cuando escribes, es importante colocar esos pequeños toques de cotidianidad a ellos. Es como llevar lo macro (el amor, la tristeza, la depresión, la felicidad) a lo micro (las mariposas en el estomago, el recuerdo de una canción, la pereza de no querer levantarte de la cama, las ganas de reír).

La humanización es como el personaje demuestra y exterioriza un sentimiento o una emoción, es la manera más directa de conectar al lector con ese personaje. Es hacer que se identifique con sus sentimientos, emociones y/o reacciones. Cuando un lector, ríe o llora, cuando se molesta o se alegra con una lectura es porque se está conectando directamente desde la emoción.

No es lo mismo que un personaje diga: “Ana se alegró cuando vio a su amado” que “Ana, al ver a su amado, sintió mariposas en el estómago y toda su piel se erizó”. Sabemos que Ana es humana, porque al ver a su amado sintió cosas que siente una persona.

Para mí, mientras más simple y cotidiana sea la acción, más me identifico. “María estaba de muy mal humor porque  “esos días" "se acercaban”, “Juan no se quiso levantar temprano, porque era domingo” o “Definitivamente comerse un frasco de Nutella no había sido muy buena idea”. Tomar una taza de café. Saborear un helado. Llorar de la emoción por una película o una canción. Esos toquecitos de cotidianidad es lo que hace que nos identifiquemos con nuestros personajes.

Con esto no quiero decir que al escribir hagas un diario detallado de las actividades del personaje. A nadie le interesa cuando va al baño o si se cepilla todos los días los dientes. Además de aburrir estas dando información extra que no viene al caso.

Como todo en la vida, todos los extremos son malos.

Tiene que existir un equilibrio entre las emociones, las acciones y la cotidianidad.

Solo describe lo necesario para saber que tu personaje es una persona.


La Alegría, la tristeza, la rabia son emociones humanas 
Un abrazo
Nos leemos la próxima semana
Twitter: @HMH_Escritora
www.helenamoranhayes.com
www.facebook.com/HelenaMoranHayes

lunes, 16 de enero de 2012

Resoluciones del nuevo año


Ante todo quiero desearles un feliz año 2012, espero que este nuevo año esté colmado de alegrías, salud y mucha creatividad, y no crean en las Profecías Mayas que están mal interpretadas.
Todos nosotros -aunque no todos lo admitimos- tenemos resoluciones de nuevo año. Para mí personalmente es la manera más hermosa de decir que tenemos esperanza en lo que vendrá, que tenemos oportunidad de comenzar de nuevo, que cerrando una etapa y abriendo otra somos capaces de mejorar. Y con la suficiente fuerza de voluntad y disciplina lo logramos.
Yo no soy muy consecuente en mis resoluciones de cada año, casi siempre se me olvida hacerla, pero esta vez si las hice, es más, fui tan organizada que la hice según cada aspecto de mi vida.
Además de agradecer por todo  bueno que me sucedió en el 2011 también agradecí por lo malo, porque al final esas son las cosas que nos hacen crecer.
Para empezar mi lista tomé un lápiz y un papel y empecé a escribir, en caso de que si en algún momento del año olvido mi norte, saco el papelito y me enrumbo otra vez.
En lo físico, la resolución de todos los años: bajar de peso, no solo por estética sino por salud. En lo familiar, comunicarme más con mis hermanos. En lo personal ser mejor persona y ayudar más en todos los aspectos. Así traté de cubrir cada uno de los aspectos que me definen como persona y como mujer -que ya es bastante complicado-. En el aspecto intelectual, aprender, aprender y aprender, y leer el doble de lo que leí el año pasado.
Pero este año un nuevo reglón apareció en mi vida. El literario. Un nuevo aspecto de mi que amo y que jamás pensé que desarrollaría.
Así que me encargué de hacer mi resolución de año nuevo con mi escritura.
Espero poder dedicar más tiempo a escribir. Espero poder publicar mis libros y que tengan muchas más receptividad. Espero continuar con los blogs porque me acercan más a mis lectores y me hacen ser más constante y disciplinada. Espero tener la creatividad para escribir más y más escenas, de amor.
Pero también como resolución tengo, poder acercarme más a nuevos escritores, poder ayudarlos y darles un poco de guía a través de mi corta experiencia. Quiero retribuir un poco, todo lo que he aprendido.
Mi madre dice que al inocente siempre lo protege Dios, y bueno… uno siempre es muy inocente cuando es nuevo. Pero para mí fortuna me he encontrado en el camino a tanta gente buena que me ha apoyado, que me gustaría poder retribuirlo.
Sí, sí ya sé, me estoy poniendo sensible, pero es año nuevo y tengo derecho.
Cada año siempre trato de mejorar en todos los aspectos y sin duda hay prioridades, pero cada año las prioridades cambian. Este año quise compartir mis resoluciones con ustedes.
¿Y cuáles son sus resoluciones para este nuevo año?
¡Un abrazo y nos leemos la próxima semana!
@OhHelenita 

Salud y Feliz Año 2012 

martes, 3 de enero de 2012

Feliz Navidad!!!!

Navidad, tiempo de reflexión, paz, armonía. Pero para mí (después del 23 de diciembre) es tiempo de gritar SIIIIIIIIIIII!!!! Y sentarme en mi computadora a escribir.

 He estado tan llena de trabajo estos últimos días que me he retrasado hasta en la entrega de los escritos para este blog, pero a partir del 23 solo saldré de la pantalla para decir el 25 de diciembre Feliz Navidad y el 1 de enero Feliz Año Nuevo… ¡nah! ¿A quién engaño?

 Estas épocas son para compartir con la familia, y nosotros, la familia latina —y ustedes como latinos lo saben bien— nos entregamos por completo a las fiestas, a visitar a familiares y amigos y a comer como romanos.

Bueno, intenten o hagan lo posible por no perder el hábito de la escritura. Recuerden que como toda disciplina, si se descuida, se pierde. Antes de salir a festejar o de ir a casa de familiares, tómense media hora para escribir, no importa lo que escriban siempre que lo hagan. No dudo que las palabras que salgan sean: vino, fiesta, comida, regalos. No importa, quizá de esas palabras puede salir una novela genial.

Cuando los periodistas le preguntan cuando no escribe, Stephen King responde: “el 25 de diciembre y el 1 de enero”. Luego aclara. “Mentira, incluso en esos días escribo”.

Quizá much@s de ustedes tendrán vacaciones, significa que tienen un poco más de tiempo para distribuir sus actividades.

 Escriban.

¿Qué mejor manera de despedir el año viejo y recibir el año nuevo con nuevas ideas y nuevos proyectos? No estoy diciendo que se pongan a escribir a las 11:59 del 31 de diciembre. Solo les pido que no pierdan la disciplina.

Tengan su libreta, tablet, cuaderno a la mano. Y siempre observen. Ahora que debido a las fiestas tendrán más vida social, observen, vean, analicen a cada persona, quizás estén viendo a su próximo personaje. Recuerden que el proceso de escribir de hace 90% fuera del ordenador.

Solo les deseo que para esta navidad el niño Jesús, Santa o lo que sea les traiga todo lo que desearon y mucho más. Y que el nuevo año esté lleno de muchos nuevos proyectos, ideas fructíferas y mucha creatividad.

Me despido no si antes agradecerles la confianza y la lealtad al leernos y escribirnos. Durante este año y en este blog, he conocido a gente maravillosa que me ha apoyado en mi carrera y ha creído en mi talento. 

Gracias.

Ya me estoy poniendo sentimental así que me despido.

Les deseo todo lo mejor. Escriban, escriban, escriban.


 Siiiiii navidaaaad