lunes, 6 de octubre de 2014

El qué dirán

Hace par de días una lectora (que se ha convertido en una apreciada amiga), y que también se está adentrando al maravilloso mundo de las letras, me escribió para hacerme una pregunta. Su pregunta fue algo así como que si en algún momento he tenido vergüenza de mostrar lo que escribo, o si de repente estoy escribiendo y me detengo a preguntar ¿Quién va a leer esto? Quizá se lo puedo mostrar a pocas personas pero ¿Y si no les gusta?
Son preguntas interesantes que se hacen muchas escritoras.
Yo le contesté que nunca me detuve a pensar eso cuando empecé a escribir. Para mí escribir es como una catarsis, una manera de expresar muchas emociones internas.
Estoy fielmente convencida que lo que se escribe con amor es captado por la gente que lee y mas si la gente ama leer.
Es como el que pinta o baila. El pintor no pinta esperando que le digan que está lindo o feo, el pintor lo hace para expresarse para sacar sentimientos internos.
Igual el bailarín, cuando un bailarín está sobre un escenario (o en la calle), baila sin importar el mundo externo, sin importarle si el mundo a su alrededor lo esta criticando porque baila mal o porque el estilo de música no es el que le gusta a un grupo de personas, simplemente baila y se siente feliz por hacerlo.
Yo he pasado por esas dos fases también de adolescente bailé por 10 años y era feliz haciéndolo, y por mis estudios tenía que pintar y aunque sabía que mi trabajo iba a ser evaluado por un profesor, igual me hacía feliz hacerlo.
Escribir es un arte y los escritores son artistas. No hace falta que a todo el mundo le agrade tu manera de escribir. Solo necesitas que a ti te guste y ten por seguro que la gente lo sabrá y te apoyará.
Y no tiene que agradarle tu estilo. Te apoyará porque sentirán tu pasión y tus ganas de escribir.
Eso es en lo único que te tienes que detener a pensar.
¿Me gusta lo que escribo? ¿Me siento satisfecha? Y en tal caso ¿Si yo fuera otra persona leería esto?
A la mayoría de los escritores no le satisface un 100% lo que escribe, pero debo asegurarles que lo hacen con pasión y con las mayores fuerzas para hacerlo lo mejor posible.
Cuando me preguntó si no me daba pena mostrar mi trabajo, le comenté que a mí me hace tan orgullosa lo que escribo que es similar a cuando se tiene una casa nueva, o un auto. ¡Lo quieres mostrar a todo el mundo!
Y confieso que al principio me daba algo de vergüenza decir que escribía romántica (eso es tema para otra semana) pero pensé: “¡Qué diablos! En esto es lo que soy buena, esto es lo que me hace feliz y me levanta el ánimo ¿Por qué no he de mostrarlo y estar orgullosa de ello?
Para mi sorpresa y mayor alegría he sido recibida por un grupo más grande de lo que pensé. Un grupo de lectoras que me envían mails para decirme que lloraron de alegría o que rieron con una escena o la otra.
¿Cómo no voy a estar orgullosa de escribir romántica?
Un abrazo y nos leemos pronto
@HMoranHayes
www.helenamoranhayes.com
letrasmusicayamor.blogspot.com

www.facebook/HelenaMoranHayes



Que no te de pena lo que escribes, siéntete orgullosa de ello.

martes, 29 de julio de 2014

Eres Real en amazon

¡Hola! Sí, sí lo sé estaba perdida pero estaba muy ocupada con todos los nuevos proyectos. Por fortuna muchos de ustedes me siguen por mis cuentas de facebook y tuiter (@hmoranhayes).
Les cuento -aunque muchos de ustedes ya lo saben-, que el 23 de julio lancé mi cuarto libro Eres Real de la serie Rosas y Encaje. 
Aquí les va la portada y la sinopsis: 





Anna Roses era una empresaria que calculaba cada paso que daba. Tenía una rutina y planes a corto, mediano y largo plazo. Su vida estaba programada y aunque era un desastre en el amor estaba conforme con su tienda, los proyectos de nuevas sucursales, sus amigas y a pesar de que su madre estaba en una casa para enfermos de Alzheimer, y su padre era un romántico sin remedio, también estaba conforme con su familia.
Su vida, llena de miedos y complicaciones solo era iluminada por una sola persona, un actor. Su amiga Claudia Lace y ella, unas mujeres prontas a cumplir 30 años,  eran como adolescentes que gritaban con solo ver una foto de él. Eran las fanáticas número uno y dos –respectivamente–, de Thomas Hamilton, uno de los actores más famosos del mundo. Sus realidades tan distantes no eran obstáculos para que Anna y Claudia soñaran despiertas con un amor imposible.
 
Thomas repartía su vida entre el escenario, las alfombras rojas y las mujeres, sabía que la única manera de olvidar un amor era con mucho trabajo y bueno… muchas mujeres. No estaba interesado en nada más. Su pasión, su musa, su vida, era la actuación. Hasta que un concurso ideado por su agente, hace que de un día para otro sus prioridades cambien. Una carta hace que el hombre descubra la belleza en el alma de una mujer y lo lleve a enamorarse de ella sin ni siquiera conocerla.   
Thomas y Anna tendrán que sortear obstáculos para estar juntos en sus mundos tan diferentes, él romántico e impulsivo, ella organizada e insegura. Los miedos de ella y el temperamento de él los harán caer en crueles realidades que no serán capaces de soportar. Se enfrentarán y tendrán que luchar con sus propios demonios y los demonios de su pasado.
 A veces se necesita mucho más que amor para estar juntos. A veces se necesita reconocer a la persona frente a ti y decirle mirándolo a los ojos: Eres Real. 



Ahora les cuento que mi libro está participando en el Concuro Indie KDP amazon el mundo #concursoindiekdpamazonelmundo Gracias al apoyo de muchos de muchos de ustedes Eres Real se encuentra en el 3er lugar del concurso. 
Solo quiero agradecerles su apoyo y a los que no lo han descargao, les invito que lo hagan, es una historia romántica llena de fantasía y risas. 

Aquí les dejo el link en amazon.com: Eres Real amazon.com 
                                   amazon.es: Eres Real amazon.es

Y por supuesto un poco de música, algo del playlist de Eres Real: 

 Dog days are over - Florence and the machine

Sex on fire - Kings of Leon

Game of love - Daft Punk

 

miércoles, 26 de marzo de 2014

Ojos - descripción

Hace algún tiempo en mi búsqueda de información para mi primer libro Café y Martinis, me encontré con un blog fantástico, uno de los mejores blog que he conseguido y que me ha sido de mucha ayuda. Su nombre es - o era, porque ya son una pagina web-, The bookshelf muse (algo así como la musa de la biblioteca, o del estante de libros). Cada entrada de este blog definía cada elemento que era usado por escritores y le encontraba no solo su uso, sino sus sinónimos y parecidos. Desde los colores, hasta partes del cuerpo, pasando por emociones, fenómenos climatológicos y partes de una casa.
Todo lo necesario para que un escritor tenga referencias. Desafortunadamente el blog es en inglés así que en varias entradas les presentaré traducciones de los elementos del blog.
A continuación coloco la primera:

OJOS 

Tonos: de azul, marrón, verde, gris y avellana.
Forma y tipos: de almendra, redondo, grande, de puerco, bizco, estrechos, unidos, muy separados, vidriosos, febriles, acuosos, enrojecidos, brillante, mate, saltones, brillante, risueños, ahumados, insulsos, vacíos, muertos, ciegos, con visión de futuro, miopes, nublados, hundidos, protuberantes, ennegrecidos, inyectados en sangre, aturdidos, duros, fríos, limpios, secos, ásperos, amarillentos, ictéricos, agudos, inteligentes, gentiles, amables, monocromáticos, perezosos, helados.

Cosas que hacen los Ojos (y otras palabras / frases para describir esas acciones)
Acción: ver, mirar, lanzar una ojeada, admirar, divisar, observar, ojear, mirada fija
Mover: voltear, estrechar, parpadear, pestañear, guiñar, cerrar, abrir, ampliar, dilatar, perforar, seguir.
Llorar: romper en llanto, desbordar de lágrimas, resplandecer, gotear, secar.

Emociones claves y relacionados gestos oculares:
Tristeza: llorar, aguar, llenar de lágrimas, romper en llanto, perder el foco, Ponerse distantes.
Ira: Estrechar, agudizar, enfriar, endurecer, aumentar la intensidad, brillar, fruncir el ceño, mirada fija, resplandecer.
Alegría: brillar, tener chispas, llorar, reí, resplandecer.
Miedo: ampliar, dilatar, apretar, mirar como dardo, mirada fija, deje de parpadear, se secan

Símiles y metáforas - Ayuda:
Sin las gafas, yo estaba tan ciego y vulnerable como una ardilla recién nacida.
Me encontré con su mirada y deseé  no haberlo hecho. Sus ojos eran pequeñas esferas negras e inhumanas. Si él parpadeaba, caían fuera de sus órbitas y rebotaban por el suelo, y la pérdida no le detendrían en lo más mínimo.

Clichés que se deben evitar:
Ojos adormilados; ojos que perforan o ven a través de ti, siendo los ojos el espejo del alma; ojos de venado, los ojos como platos, ojos que disparan dagas; ojos hundidos que hacen que la cabeza parece un cráneo; ciegos como un murciélago.


SUGERENCIA: Al describir cualquier parte del cuerpo, trata de utilizar las señales que muestran al lector más que una descripción física. Haga que sus descripciones realicen una doble función. Ejemplo: El director Miller era corto y rechoncho con los brazos demasiado largos. Entre clase y clase, caminaba cabizbajo por el pasillo y nos miraba con sus ojos saltones, esperando a que alguien lo arruinara para que pudiera saltar. "Sapo" era el apodo obvio, pero él no era tan inteligente. Lo llamábamos babosa.


Una buena descripción de los ojos , conecta al lector con el personaje

lunes, 24 de febrero de 2014

Escribir desde una emoción

En algún sitio, hace muchos años leí que el escritor escribe desde los sentimientos así como el científico trabaja desde la razón. Esas palabras se guardaron en alguna parte de mi cabeza hasta que empecé a escribir.
Hoy en día no le puedo dar más la razón a esa frase. Nosotras las escritoras, especialmente las de romance, escribimos desde el sentimiento.
¿Pero desde qué sentimiento?
Una conocida me dijo una vez que desde que vio en la televisión que la mujer cuando ovula se siente más sexi y su cuerpo trabaja para hacerla más atractiva con el fin de atraer a los hombres para la procreación, ella empezó a escribir romántica y erótica en esos días.
Yo no pude hacer más que reírme, mi amiga tenía un método científico para escribir desde el sentimiento.
Yo les preguntaría a cada una de ustedes ¿Desde qué sentimiento escriben?
Yo personalmente confieso que me dedico más a escribir cuando me siento triste –no triste de ponerme a llorar o lanzarme por el balcón– quizá la palabra es nostálgica.
Siento que en esos momentos se me ocurren las mejores historias.
Trayendo el método científico de mi amiga, quizá mi inconsciente sabe que escribiendo me siento mejor –ya sea por las hormonas o por que simplemente me siento “down”– mi cuerpo responde haciendo algo que le hace sentir bien, como liberando endorfinas o dopaminas.
Y funciona.
También se me ocurren historias geniales cuando troto. Otra manera para que mi cuerpo se sienta bien, mi mente trabaja de la misma manera.
Hay escritoras que se sientan a escribir solo cuando están de “humor”. ¿Pero qué hace que estés de humor para escribir? ¿Qué sentimiento hace que te inspires? Felicidad, tristeza, nostalgia, excitación.
Quizá si analizamos qué estado de ánimo es el que nos hace escribir, quizá podemos inducirlo para escribir más.
Tal cual como un experimento científico.
Les invito a que analicen cual es su estado de ánimo cuando escriben, o ese “humor” que hace que se sienten a hacerlo.
No retiro lo que les he dicho siempre, así tengan o no tengan ese humor, siéntense a escribir igualmente. Hagan una rutina y una disciplina. Así escriban tres líneas.
Pero también analicen su estado de ánimo cuando lo hagan. Quizá el stress paraliza a algunas –yo también escribo bajo stress, supongo que es porque me relaja– pero no todas lo hacen. Otras escribirán bajo un momento de alegría, otras no, porque están disfrutando esa alegría de otra manera.
Quizá en todo aspecto de nuestra vida tenemos que analizar cual es el sentimiento que nos inspira o el que nos retrae, el que nos hace escribir 10 mil palabras de una sentada o el que no nos deja ni escribir “Érase una vez”.
Así podremos ser más eficientes en la escritura y por qué no, en la vida.
Un abrazo y nos leemos pronto 


¿Bajo qué sentimiento te inspiras? ¿Alegría, nostalgia?

@HMH_Escritora
www.helenamoranhayes.com
letrasmusicayamor.blogspot.com

https://www.facebook.com/HelenaMoranHayes

miércoles, 22 de enero de 2014

Editorial vs Autopublicación

Otro libro terminado, otro proceso empezado. Corregir, corregir, corregir. Hacer la sinopsis, el resumen, la carta de presentación. Volver a corregir y ahora el gran dilema.
Después de todo el trabajo realizado –sobre todo la parte de la sinopsis, es difícil resumir un trabajo de doscientas paginas y tanto en 3 o 4– ahora, ¿Debería enviarla a las editoriales?
Después de escuchar todos los cuentos de editoriales fantasmas, estafas, engaños. Es difícil la decisión porque así como hay editoriales que solo engañan a escritores noveles, están aquella –cada vez son menos– que apuestan por el talento nuevo y quieren darnos una oportunidad.
Está también la opción de autopublicar, ya muchas de ustedes se saben lo fácil que es publicar en amazon.
Estoy en ese conflicto. Como todo lo que hago, pienso las cosas una y mil veces, veo los pro y los contra de cada paso.
Solo analizándolo superficialmente veo los pro de enviarlo a una editorial. Pero el que más resalta es la notoriedad que me daría como escritora ser publicada por una de ellas. Y si tengo mucha, mucha suerte también es posible lograr una buena publicidad y mercadeo de mi libro.
Y están los contras, además de los antes mencionados. Están las condiciones que estas editoriales ofrecen. El tiempo del contrato y la manera como enfrentan este contrato y sus clausulas.
Por el otro lado está la autopublicación un paso fácil. Del lado de los pro está mi dependencia de publicación y distribución, también una mayor ganancia en el porcentaje de ventas.
También como en todo están los contra y uno de los mayores es que yo misma tengo que hacerme cargo de la publicidad y el mercadeo del libro.
Y aunque no es un “contra” per se, es una desventaja ya que, y todas las escritoras autoeditadas lo saben, el tiempo invertido en la publicidad y en la promoción es un tiempo que puedes ahorrar para escribir.
Es una decisión difícil para una escritora que todavía están dando sus primeros pasos en el mundo de la literatura romántica.
Les comento lo que sucede en la vida de un escritora autopublicada que está empezando la carrera –muchas de ustedes reirán, otras se sentirán identificadas–, mientras termino un libro, todavía tengo que invertir en la publicidad del anterior, cuando estoy haciendo la sinopsis del otro y pensando –y no se me sale de la cabeza– la trama de los próximos dos libros.
Quizá una editorial pueda quitarme un peso de encima, aunque acepto que igualmente tengo que hacer publicidad a mi libro pero no de igual manera que si lo autopublico.
Tengo muchas cosas que pensar y muchas que hacer, además de mucho que escribir.
Esta es la vida de una escritora con mucha creatividad y muy poco tiempo.

La decisión del millón autopublicar o aplicar a editoriales.


@HMH_Escritora
www.helenamoranhayes.com
letrasmusicayamor.blogspot.com